Balance del 2021

Erquito

Termina el año 2021 y desde el Centro de Estudios e Investigaciones Oroja (CEIO) queremos hacer un balance general de la labor investigadora-divulgativa que hemos realizado y del devenir de la realidad insular. Y, dado que se trata de un balance, advertimos a los/as lectores/as de que nos tomamos la licencia de expresar nuestra opinión sobre lo acontecido a lo largo del año.

En primer lugar, nuestro más sincero agradecimiento a todos/as los/as lectores/as de nuestras publicaciones. Sabemos que cada vez hay más gente interesada en las mismas, lo que indica que existe un porcentaje de la población local -también de fuera- deseosa de leer contenidos que traten de aportar un ANÁLISIS de la realidad insular, pues, la inmensa mayoría de lo que se publica en los medios digitales de la isla es la vacua propaganda vertida desde el chiringuito de ASG (Cabildo y Parlamento). Ante esa insultante mediocridad, la gente demanda el análisis crítico y otra forma de abordar los problemas y asuntos de La Gomera.

El año comenzó animado. La serie de publicaciones que realizamos sobre la situación de la sociedad gomera no dejó indiferente a nadie [1]. La inutilidad del rancio caciquismo que lleva años -y hasta décadas- apoltronado en los sillones de las administraciones públicas de la isla, quedó al descubierto ante unos datos que ponían a La Gomera en el vagón de cola de Canarias, una región ya de por sí situada en el extremo social del Estado español y de Europa. Como dijimos en su momento, somos la Haití del archipiélago. Pero, como de costumbre, al caciquismo eso no le importa lo más mínimo; ellos a lo suyo, a seguir cantando diariamente “villancicos” en la “libre”, “plural” y “objetiva” prensa local. Si el CEIO hablaba -con datos oficiales- de pobreza, envejecimiento y mortalidad, ellos publicitaban obras de una residencia, de planes e iniciativas para reducir la desigualdad y un sinfín de ofertas a bajo precio con las que seguir engañando a “los/as dóciles gomeros/as”.

Erquito

En marzo aportamos dos interesantes artículos: uno a modo de homenaje a las mujeres de La Gomera en el Día de la mujer [2], y otro de revisión histórica ante la visión elitista vertida desde la historiografía oficial hacia ciertos personajes y hechos relacionados con la isla, que obvian, de esa manera, el papel desempeñado por el pueblo gomero en la construcción de su historia [3].

De abril a julio publicamos la serie “Estampas de La Gomera vaciada”, con el objeto de mostrar el abandono que sufren los espacios rurales de la isla. Se trata de una triste y dramática realidad de efectos irreversibles en muchos de ellos. En lugares como Erque, Erquito o Tazo, por citar algunos, la problemática se acrecienta más porque, ya no sólo son caseríos afectados por la despoblación, sino por la ruina total de unos agrosistemas exclusivos en el mundo.

La afección que sufren sus palmerales y sistema agrario relacionado los ha condenado a su práctica desaparición. Pero, como de costumbre, al caciquismo eso tampoco le importa lo más mínimo; ellos a lo suyo, a seguir justificando su buena vida al calor de un cargo político haciendo alguna obra de mejoras de acceso, algún proyecto de renombre que no llegará a materializarse en nada concreto o a reclutar a la numerosa población estancada de las localidades rurales para sus ofertas de empleo público. ¡Qué ironía! ¡Dejan morir estos espacios para luego contratar a los/as gomeros/as sin futuro que viven en ellos para que los mantengan igual de muertos! Pues, estos/as gomeros/as tendrán que espabilarse si quieren darles un porvenir a sus hijos/as en el futuro, pues, de limpiar cunetas y caminos no se va a vivir toda la vida. Y, si no, al tiempo, ¡la necesidad y el hambre ya tocará a sus puertas! Y. créannos: las necesidades no serán las mismas para los trabajadores que para los caciques. Ellos tienen la vida resuelta y, si no, miren el patrimonio que poseen.

Y, finalizando el verano, en septiembre, quedó para los anales de la vergüenza patria el esperpento del Foro por la España Vaciada organizado por la Cadena Ser en nuestra isla. De ello hablamos en otra publicación, por lo que no nos vamos a extender en lo mismo. Sólo comentar que, el CEIO había sido quien acuñó y aplicó a la isla de La Gomera el concepto de territorio “vaciado” como referencia local de lo acontecido en buena parte del marco peninsular. La serie “Estampas de La Gomera vaciada” es la prueba palmaria. Pero el soberbio y arrogante caciquismo gomero nos vetó de tal evento aplicando el símil que en su día manifestó en un partido de fútbol en directo el entrenador argentino Carlos Bilardo: ¡Los nuestros son los de colorado, al enemigo ni agua! ¡Písalo, al enemigo písalo! Pero las hormigas escapamos a sus pisadas.

De tal modo que, para el mes de noviembre, la situación se tornó más tensa. El medio local en el que veníamos publicando nuestros trabajos hasta el momento (periódico Gomeranoticias) decidió relegarnos al ostracismo. Nuestra participación en el debate- coloquio “El sistema portuario tinerfeño: Santa Cruz, Granadilla, Los Cristianos y ¿Fonsalía?” fue un hecho objetivo que nos permite medir hasta qué punto está enraizada la mentalidad semifeudal en nuestra isla en la actualidad. Ya habíamos sufrido la censura y el desprecio del resto de medios locales a nuestras publicaciones, exceptuando en el que presentamos nuevamente hoy: “Junonia digital”, que siempre nos mostró su predisposición a publicar en su web. Pero “vendimos” barata la exclusividad a aquel otro medio; ¡gran error por nuestra parte! Así que, desde entonces, de los 5 medios digitales que existen en la isla, sólo uno nos abre su ventana. ¡Viva la prensa libre, neutral y objetiva de La Gomera!

Lo positivo de toda esta afrentosa situación es que cada vez se hace más nítida la frontera entre el caciquismo (con su elenco de parásitos y adulones) y el pueblo que lo sufre. En el marco del juego político oficial, el único partido que lo encara es Iniciativa por La Gomera, tanto en las demarcaciones municipales en las que está presente como en el cabildo insular. Nuestro reconocimiento público por tan valiente labor. A partir de ellos, todo parece un erial. A su derecha sólo se escucha algún manso susurro del PSOE, un partido muy debilitado y desestructurado en la isla y prisionero del tacticismo de la dirección regional, aquella que pactó con el caciquismo gomero para conformar el actual gobierno de la comunidad autónoma. Y, a continuación, ¿existen otros partidos en La Gomera? Coalición Canaria es un corralito de famélicos dinosaurios que quedan deslucidos hasta en las fotos de sus penosas notas de prensa y más a su derecha, afortunadamente no existe nada.

Así está el panorama político-institucional de La Gomera en los albores de año preelectoral. Expectantes estamos de la actividad de estas tradicionales orquestas venidas a menos para el próximo curso. ¿Tendrán la valentía de enfrentarse al omnímodo poder de Casimiro Curbelo o se quedarán en la retaguardia, haciendo gala de su oportunismo político, mientras otros partidos como IxLG y colectivos sociales como el CEIO se parten la cara contra ese muro? Si el pueblo organizado y con la ideología correcta ha derribado muros de opresión mayores que éste, ¿cómo no va a caer el de La Gomera, afectado de aluminosis? ¡Que empiece el 2022!

NOTAS
[1] El preocupante envejecimiento demográfico de La Gomera: un problema de actualidad. https://www.gomeranoticias.com/2020/12/26/el-preocupante-envejecimiento-demografico- de-la-gomera-un-problema-de-actualidad/

El aumento de la mortalidad en La Gomera: El más alto de Canarias. https://www.gomeranoticias.com/2021/01/16/el-aumento-de-la-mortalidad-en-la-gomera-el-mas-alto-de- canarias/

La Gomera: La isla más pobre de Canarias. https://www.gomeranoticias.com/2021/02/27/la- gomera-la-isla-mas-pobre-de-canarias/

[2]. Mujeres de La Gomera. https://www.gomeranoticias.com/2021/03/08/mujeres-de-la-gomera/

[3]. La Gomera dejó de ser una isla colombina. https://www.gomeranoticias.com/2021/03/23/la-gomera-dejo-de-ser-una-isla-colombina/

Autor: Luis M. Jerez Darias. Presidente del Centro de Estudios e Investigaciones Oroja.