Nueva bandera de San Sebastián de La Gomera. Una bandera para el pueblo sin el pueblo

En el día de ayer se aprobó en el Pleno municipal de San Sebastián, con tan solo los votos a favor del grupo de gobierno, la bandera que representará en el futuro a los ciudadanos de dicho municipio.

Según la sociedad española de vexilología, el color rojo haría referencia al linaje de los Herrera (condes de la isla, entre ellos el sanguinario Hernán Peraza). El azul, por otro lado, está relacionado con Cristóbal Colón y el mar, lo que ha despertado controversias y las críticas de algunos ciudadanos.

Hay que tener en cuenta que ya el escudo del municipio simboliza esto anteriormente citado.

Escudo heráldico: «De azur, la Torre del Conde en sus colores, sobre ondas de plata y azur cargadas de tres carabelas en sus colores. Bordura de gules con doce calderas de oro. Al timbre, corona condal. Bajo la punta, cinta de oro con la leyenda De aquí partió Colón en letras de sable.» 1

Guste o no, ya la bandera del municipio ha sido aprobada.

En nuestra opinión, la bandera no es un problema en sí, sino la desinformación y ausencia de participación ciudadana en las decisiones del municipio. La mayoría de los ciudadanos desconocían que se estuviera trabajando en la elaboración de esta. Una bandera para el pueblo debería ser también diseñada por el propio pueblo al que representa.

Un hecho similar sucedió hace pocas semanas cuando los vecinos descubrieron que se colocaría una celosía fijada a las fachadas en lugar de las lamas movibles de madera del proyecto original del centro sociosanitario que se está construyendo en el barrio del Calvario. A raíz de esto, se desencadenaron las críticas y los memes en internet. Para muchos vecinos, estos elementos en la fachada significarían privar a los futuros usuarios de las vistas al exterior, así como una sensación de encarcelamiento, siendo puesto el mote de «Tenerife 2» al edificio, haciendo referencia a la famosa cárcel en la isla vecina.

Meme visto en Facebook

Otro de muchos ejemplos fue el suceso del Laurel del Calvario. Esta vez, las autoridades del municipio pretendían talar un laurel, sin el conocimiento de los vecinos del barrio, para construir una carretera. Tal intención fue percatada una vez la maquinaria se encontraba junto al árbol para dar comienzo a los trabajos, a lo que se opusieron la gran mayoría de vecinos y provocó una movilización ciudadana que evitó la tala.

¿Acaso hay miedo a que el pueblo pueda decidir y sean partícipe en los proyectos que ellos mismos financian con sus impuestos? ¿Por qué una bandera que representa a todo el municipio lo deciden sin el conocimiento del ciudadano? ¿Acaso la opinión del pueblo es solo útil para el cartel de carnaval y las elecciones cada 4 años?

Autor

  • Diario de La Gomera con vocación por un periodismo crítico, capaz de informar y reflexionar sobre la realidad que nos rodea.